Cabecera Egolalá Eroteca, tienda erotica Madrid
Cabecera Egolalá Eroteca, tienda erotica Madrid
Tienda Erótica Madrid, SexShop con Elegancia
Tienda Erótica Madrid, SexShop con Elegancia

Hemos creado esta página para que dejeís en ella los comentarios correspondientes a los concursos que estamos realizando sobre la trilogía "50 Sombras".

En los comentarios sólo figurará el Nick que tu quieras ponerte, de esta manera tendréis toda la libertad para expresaros.

El correo electrónico que facilitéis es sólo para ponernos en contacto con vosotr@s en caso de ser el comentario ganador y en ningún momento se incorporará a ningún fichero con intenciones promocionales.

 

Los comentarios serán publicados una vez sean revisados por el administrador. 

 

Así que si ya habéis leido las bases del concurso y habéis llegado hasta aquí, podéis plasmar vuestra originalidad. Estamos deseando leer todos los comentarios.

Libro de visitas

Introduce el código.
* Campos obligatorios
  • Esperanza (lunes, 17. junio 2013 16:37)

    No soy muy adicta a la lectura, pero mi marido me regalo los libros, comencé a leerlos y me los leí en Tres semanas, eso para mí es todo un reto.Ya voy por la segunda vez que los leo y en cada escena
    de sexo que describe el libro hace que mí cuerpo...este muy sensible y con ganas de coger por banda a mi marido.

  • unscarred (jueves, 03. enero 2013 18:02)

    es curioso como conoci este libro. Una compañera de la universidad me dijo que este libro me pegaba, que ella me veia como al protagonista. en un principio no sabia de que iba el tema, y yo con toda
    mi inocencia me sumergi en la lectura. empece reacio, pero segun iba avanzando, me daba cuenta de lo que mi compañera buscaba, y tambien descubri lo que yo en mi interior buscaba, mi lado oscuro, y
    ella deseaba mi lado oscuro. nisiquiera termine el libro cuando empezamos a quedar, y a descubrir las delicias de lo perverso.
    gracias a este libro he descubierto una faceta que desconocia de mi mismo, y me ayudo a explorar un mundo nuevo. el libro solo nos dio ideas para comenzar, y nosotros estamos buscando las maneras de
    avanzar ;)

    espero que chicas encontreis a vuestro Christian y chicos a vuestra anastasia, por que de verdad merece la pena.

  • Anna (viernes, 28. diciembre 2012 21:41)

    Todas soñamos tener una aventurilla parecida... algunas nos tendremos que conformar con releer los libros unas cuantas veces.

  • Gema (domingo, 09. diciembre 2012 19:07)

    Siento el palpitar de mi sexo en mi sien, como dominar, siendo dominada, quiero más, pídeme más, la respiración entrecortada, humedad que no termina, quiero más, pídeme más, ordéname más…

  • myjl (sábado, 08. diciembre 2012 16:17)

    hola no se que debo poner así que sólo pondré que después de esta triología hay un antes y un después,por favor estoy todos los dias deseosa de hacerlo con mi marido.

  • virgi (viernes, 30. noviembre 2012 16:19)

    yo solo pido un hombre que consiga ponerme tan cachonda como cristhian grey...Nos proponemos complacer!!

  • Shae (viernes, 30. noviembre 2012 02:58)

    Nerviosa, sin parar de mirar el reloj esperando, ansiosa, que llegue la hora de que él aparezca. Estoy completamente desnuda. Lo único que llevo encima son esas bolas chinas que me regaló en nuestro
    segundo encuentro y que me ha ordenado que me ponga mientras lo espero. Hace tan sólo unos meses hubiese tratado de loco a cualquiera que me dijese que iba a aceptar algo así.
    Oigo su coche fuera. Rápidamente, me coloco en el sitio que me ha asignado. Cerca de la puerta, de rodillas con las piernas un poco separadas, erguida, mis brazos a la espalda exponiendo bien mis
    pechos. Ése es el modo en que mi Amo desea ser recibido. Mi excitación va en aumento con cada segundo. Sus pasos cerca de la puerta… El sonido de las llaves en la cerradura… La leve corriente de aire
    que recorre mi cuerpo cuando se abre la puerta… Y, por fin, él, mi Amo, mirándome desde arriba con lujuria en los ojos.
    - Buena chica –me dice, mientras acaricia mi cara al pasar.
    Sin hacerme ningún caso se dirige a la cocina donde lo oigo trastear. Me muero por ir junto a él y hacerlo allí mismo, pero mi deber es esperar en mi sitio tal y como me ha ordenado.
    Siento sus pasos acercarse a mí. Sujeta mi pelo firmemente haciendo que eche mi cabeza hacia atrás.
    - Ve a la cama ahora y espérame tumbada –me susurra al oído.
    Mi respiración cada vez más agitada. Noto las bolas vibrar en mi interior con cada movimiento. ¡Siento que voy a enloquecer y aún no me ha tocado! Me dirijo al dormitorio y me tumbo intentando
    controlar mi respiración mientras aguardo a que él aparezca. Me hace esperar, le gusta mantener la incertidumbre. Pasados unos minutos, aparece junto a la cama completamente desnudo y con una cuerda
    en la mano. Su desnudez… Dios, es tan atractivo. Sin mediar palabra sujeta mis manos por encima de mi cabeza y con toda la tranquilidad del mundo comienza a atarlas con la cuerda a la cama
    recreándose en lo que hace. Cuando termina, da un paso atrás y me observa detenidamente de arriba abajo. Inconscientemente, mi reacción es arquear la espalda al tiempo que abro las piernas
    ofreciéndome a mi Amo. Él levanta una ceja; ese gesto simplemente me derrite. Se coloca entre mis piernas, sujeta el cordón de las bolas, las hace vibrar y las saca, al tiempo que pasa un dedo muy
    despacio por el clítoris. Una corriente de placer recorre mi cuerpo a la vez que un fuerte gemido sale de lo más profundo de mi ser. Se coloca sobre mí, acerca su boca a mi oído y susurra:
    - Simplemente deliciosa. Ahora quieta y recuerda que no puedes correrte hasta que yo te diga.
    En ese momento, me penetra con fuerza, casi salvajemente. Sus ojos fijos en los míos. Estoy completamente a su merced y me está volviendo loca. Jadeos y gemidos salen de mis labios sin descanso.
    Oleadas de placer recorren mi cuerpo. Mis mejillas arreboladas, mi pecho palpitante, mis ojos suplicándole que me deje llegar. Sus embestidas cada vez más rápidas e intensas me hacen pensar que él
    está a punto.
    - ¡Hazlo! –me dice.
    Y me dejo llevar por el placer. El haberme contenido tanto me hace llegar al orgasmo más intenso que he tenido nunca. Creo enloquecer. Espasmos recorren todo mi cuerpo. Me arqueo, mis muslos y brazos
    se contraen y dejo escapar un gemido que debe haberse oído en todo el vecindario.
    Cierro los ojos e intento recuperar el aliento. Él me besa suavemente.
    - Buena chica, estoy orgulloso de ti –me dice mientras me acaricia-. Ahora vas a descansar junto a tu Amo. Quizás, más tarde, vuelva a requerirte.
    Entre sus brazos, me sumo en un profundo sueño.

  • Napolitana (martes, 27. noviembre 2012 20:31)

    Salgo de la universidad, tras un día agotador y me dirijo a la parada del bus para llegar a casa. Llega enseguida y me siento al lado del chico de otra facultad al que veo todos los días, le saludo y
    saco mi móvil. Me pongo los cascos y comienzo a tuitear. Veo que él también saca su móvil.

    De repente, un seguidor más, y sonrío. Le doy a seguir, sin comentarios de por medio. Y al poco, una notificación. Un privado en el que me dice cómo se llama, qué estudia y su edad. Tan solo es un
    año mayor que yo.
    Seguimos viéndonos todos los días, le veo pasar por los jardines de mi facultad, pero solo me atrevo a hablarle por privados.

    Un día decide invitarme a tomar algo en la cafetería, y accedo. Soy un manojo de nervios. Pero la conversación no tira por el mismo camino que los privados, es mucho más... candente. Quizá sea porque
    estamos viéndonos las caras. Mi cuerpo pide roce y él lo nota, claro que lo nota, soy demasiado clara.

    Termino, sin saber cómo medio desnuda, tumbada en su cama, con él tocándome y besando cada parte libre de mi cuerpo. Comienza a desnudarme, sin dejar que yo haga lo mismo con él. Termina conmigo y
    empieza a desnudarse él, mi mirada se pierde en su cuerpo, me tapa los ojos. Mi respiración se acelera por su contacto justo cuando empieza a atarme de pies y manos, quedando a su merced.

    Pasa la lengua por todo mi cuerpo, llegando a mi sexo, húmedo de expectación. Juega con mi clítoris, mordiéndole, haciéndome gemir y jadear de placer. De repente, se introduce en mi y es como si le
    notase por todo mi cuerpo...

    Aguanto sus embestidas, besándolo con fuerza, ahogando los gemidos de ambos. Llego al clímax, sin poder casi moverme por mis ataduras, elevando solo las caderas. Me dejo caer exhausta, en la cama,
    con él tumbado encima mía, besando mis pechos y tirando de mis pezones.

    Me desata y me encojo en la cama, disfrutando de la sensación que me queda recorriendo mi cuerpo. Caigo dormida, entre sus brazos, hasta la mañana siguiente, siendo mi despertador un suave pero
    enérgico polvo.

  • Diosa Caldosa (martes, 27. noviembre 2012 18:53)

    Después de una larga y placentera lectura,acabas con la trilogia de 50 sombras de Grey y te das cuenta que algo ha cambiado en ti.Ese espiritu jugueton ha despertado a la fiera adormecida hasta
    entonces.Pensando y pensando en esas escenas sensuales, picantes,entras en twitter y comienzas una avalancha de tweets bizarros,spameando a todos tus followers, los cuales te hacen retweet. De
    repente te abren un privado y te preguntan asi sin rodeos: te interesa el tema? Aqui tienes a un dominante interesado.
    Una, comienza a ponerse nerviosa, puesto que de la lectura al hecho, es un gran salto.Asi que decido seguirle el juego, haciendo que pique el anzuelo,cosa que ya hizo desde el momento uno, pero asi
    mantenerlo interesado. Comienza a explicarte el significado de todo, de si me dejaria hacer bajo sus manos expertas desde hace ya 11 años,en ese campo.Le comienzo a decir, que no me tome por una
    sumisa, puesto que no se por que decantarme aun,aunque al menos en caracter en la cama, me gusta llevar la batuta, o en este caso no me importaria llevar un látigo trenzado,para inmortalizar un
    momento único de poder sobre alguien.Comienza una espiral de deseos mutuos por hacernos el uno al otro.Una fantasia que hace que tu cuerpo se excite imaginandote en sus manos cálidas, trabajadas y
    ahora deseosas de hacerte probar y sentir cosas hasta entonces inimaginables,como el hecho de mantenerte atada de muñecas y tobillos, inmovilizada de tal forma, que el acceda a tu sexo con facilidad,
    para adentrarse en ti con brutalidad,de forma que te haga suplicar un continuo cimbreo entre vuestros cuerpos, de modo que te oiga gemir viendo como tu rostro se viste de dolor y tu boca tiene sed de
    deseo.Acostumbrarte a sus repeticiones y su embergadura, creyendo que ya forma parte de ti;tu, tensa y un poco incomoda por la postura, pero enganchada y excitada a su anatomia, disfrutas y lo demás
    pasa a segundo plano.Tu mirada antes atemorizada, se torna ardiente.Deseas que todo él te toque, te bese y te muerda en esas zonas que tanto te gustan.Él no cesa el ritmo, siempre cabalgandote, como
    si de un carrera tratase,una carrera que está llegando a su fin, donde su única meta es que estalles frente a él, que te rindas ante el hecho de que nadie te ha follado como él lo está haciendo.Él te
    sonrie, sabiendo que va por buen camino, desprende orgullo y a la vez ese gesto que te conduce a pensar que no quieres que acabe,que en ese momento solo eres de él y él solo te desea a ti.Tu cuerpo
    tembloroso,espasmodico y febril,comienza a dar su fruto, recopilando cada sensación que lo recorre,electrizando cada poro de tu piel y desembocando en una encolerización placentera,luchando por
    salir... llegando al orgasmo.Comienza a frenarse y de repente te susurra con esa respiración entrecortada:tengo otro regalo más para ti! Obviamente, la bombilla se te ilumina y piensas que te va a
    otorgar el placer de probarlo, y antes de que te des cuenta, está bañando tu cara , sujetandote la mandibula con firmeza pero sin apretar, ordenandote ,siempre con respeto, que abras la boca y tu,
    sin pensar, obedeces. Asi que conduce su magnifica virilidad hacia tus labios,terminando de derramar su semilla sobre ella.. no sabes diferenciar cual es más cálida,si tu lengua o su simiente.Es el
    primer sabor que tienes de él, y te encanta, sientes que podrias acostumbrarte a ese delicioso manjar. Solo puedes emitir una palabra : MÁS!
    Asi es, hasta el dia de hoy, encerrados en nuestro submundo de pasión,averiguando facetas desconocidas.
    De repente despiertas, y ves, que lo tienes a tu lado, desnudo, exponiendo sus gluteos trabajados y caes en la cuenta,que tu sueño, es solo una infima parte de lo gratificante y estimulante que es
    tener a un hombre como él, a tu lado.

  • kelisex (lunes, 26. noviembre 2012 22:51)

    es un libro q te enseña q tod@s llevamos dentro a nuestro sumisas o dominantes seamos como seamos

  • moonselene (lunes, 26. noviembre 2012 22:36)

    Con la corbata atada a las manos, y mis labios mordiendose, grey se comienza a fundir en mi cuerpo, con esa gracia y sensualidad, que le precede, mientras gimo de placer esperando a que me deje
    llegar al maximo.

  • Anne Rose Grey (Part 2) (sábado, 24. noviembre 2012 18:11)

    Cuando ya pensaba que el divertimento había terminado me equivoco... de pronto me vuelve a sorprender y me da una cajita plateada con un gran lazo de seda negro. La abro y me encuentro varios
    juguetitos y accesorios eróticos, me quedo sin habla.. Los cojo y observo detenidamente. Él al verme algo perdida empieza a nombrarlos y explicar sus funciones. Hay un pequeño masajeador color fucsia
    muy llamativo que viene con un diminuto mando, cosa que me llama la atención. Unas pequeñas bolas en color negro y blanco unidas entre sí y al final de una de ellas un largo cordel. Un tipo de
    antifaz de seda roja, con dos largos lazos para anudar. Y para finalizar, un pequeño plumero tantra de color malva con un mango plateado y negro. Sin previo aviso se me lanza encima contra el borde
    del asiento, me empieza a besar apasionadamante dejándome descolocada.. De pronto frena y coge el antifaz, me hace un gesto de "¿Quieres jugar?" yo le indico que adelante con una sonrisa pícara. Me
    lo pone suavemente sobre los ojos y mi cuerpo empieza a temblar de la emoción. Me tumba encima del sofá, oigo que trastea en la cajita y espero impaciente... De repente siento un dulce cosquilleo en
    el dedo gordo del pie que va subiendo lentamente por los pies y piernas hasta llegar a mi sexo... Con los ojos cerrados todo parece sentirse el doble o triple, es una sensación estremecedora.. Me
    retuerzo y gimo bajito, él me pone un dedo en la boca silenciándome. Sin previo aviso cambia de juguetito y me introduce una de las bolitas en mi interior, yo de la sorpresa grito asustada pero
    tambien del placer que me produce esa fabulosa sensación. Empuja un poco mas y quedan las dos dentro de mí. Las saca y las introduce poco a poco sin parar... yo no me puedo contener y gimo en alto
    sin poder parar de mover la pelvís hacia sus manos. De pronto se detiene dejándome noqueada, "no pares por favor" le susurro casi sin fuerzas.. Pero no hace caso y siento que se aleja. Empiezo a oír
    un suave ruidito que se acerca, de pronto me pone su mano en mis pechos y empiezan a vibrar... es el pequeño masajeador. Lo va deslizándo por mi barriga hasta mi vientre y finalmente hasta mi
    sexo...lo introduce y noto que se distancia de mi. El pequeño vibrador empieza a ir mas rápido e inesperadamente mas lento, así sucesivamente. Yo no aguanto mas y no entiendo nada, de repente me
    acuerdo del pequeño mando y me doy cuenta de que él lo controla desde algún punto del salón. Le imploro que lo deje, no aguanto mas de placer y necesito estallar. Él se apiada de mi y se acerca, me
    lo saca con delicadeza mientras yo me quedo anonadada hasta que de pronto me embiste de forma brusca sorprendiéndome. Nos empezamos a mover de forma rítmica, tocándonos sin cesar. Le cojo los gluteos
    y los empujo hacía mi pelvis. Sin poder soportarlo mas estallamos al unísono dejándonos exhaustos el uno sobre el otro.
    Los cuerpos sudorosos no quieren liberarse mientras la respiración poco a poco va normalizándose. Nos quedamos así horas observando las relajantes llamas hasta que nos sorprenden los primeros rayos
    de luz a travéz de las largas cortinas que tapan los ventanales. Fuera solo se respira tranquilidad y aire puro. Salimos al porche y nos quedamos abrazados, sin hablar, rodeados por una cálida manta
    mientras observamos el amanecer. Y así continuamos, recordando a escondidas en nuestro mas profundo ser, esa perfecta noche apasionada que acabamos de disfrutar. Juntos, descubriendo nuevas aventuras
    y fantasías.(Fin)

  • Anne Rose Grey (Part 1) (sábado, 24. noviembre 2012 18:10)

    Pues empiezo... Mi fantasía sexual, por así decirlo, no es ni con mi vecino, ni con un gran ni pequeño famoso, ni con mi compañero de trabajo, ni con un guapísimo desconocido que me encuentre cada
    día en mi rutina diaria... Es con mi pareja, mi novio, mi compañero en las buenas y las malas... juntos empezamos y aprendimos a ser amantes, hace varios años ya. Como digo hace años.. pero con el
    que me queda, nos queda, mucho, MUCHO, por aprender juntos aún y por descubrir. Él, mi Grey particular, por mil motivos.
    Mi fantasía puede resultar muy romanticona o "sencilla", pero es esta tal cual. Yo no necesito mas, el ser especial y única para los dos ya la hace estupenda.
    ¿Sabéis esas pequeñas casitas de madera, entre montañas? Aquí empieza mi fantasía y termina entre mantas, cojines y un agradecido calor.
    El salón es el escenario de esta historia, una preciosa habitación de paredes de madera, grandes y mullidas alfombras y varios sofás rodeando a una gran chimenea de piedra.
    Él se acerca a mi desde la cocina con dos copas de vino Canei, nuestro preferido. Me la ofrece y se acurruca a mi lado en la gran alfombra blanca de suave pelo. Nos apoyamos contra uno de los sofás,
    de cuero marrón. Silencio absoluto fuera, y dentro sólo el ruido de las "chispas" de la leña al quemarse.
    La única luz, la del fuego que a la vez nos da un agradable calor en esa fría noche de invierno.
    La botella de alcohol cada vez mas vacía y nuestros cuerpos cada vez mas y mas juntos, buscando ese grato calor humano que tanto deseamos.
    La ropa empieza a sobrar y aterriza sobre el segundo sofá de terciopelo gris. Las manos aceleradas, tienen prisa por estar piel con piel, deseosas de tocar cada milímetro de nuestros cuerpos. Ya
    desnudos y con la respiración acelerada, me sorprende de pronto con un bol de fresas y chocolate, mi postre favorito. El chocolate, empieza a deslizarse despacio entre mis pechos hasta mi vientre.
    Mientras él coge una de las fresas y empieza a dibujar sobre mi cuerpo hasta que termino degustándola en mi boca.
    Su lengua traviesa, me recorre cada línea pintada sobre mi piel, haciendo que me retuerza de placer. La suave alfombra blanca se convierte en el más cómodo lecho para hacer vibrar nuestros cuerpos.
    Nos unimos al ritmo de "Diamonds" de Rihanna, parece hecha para nosotros. Nos besamos apasionadamente mientras morimos de placer cada vez que entra y sale de mi interior. Vueltas y vueltas por el
    suelo sin separarnos el uno del otro hasta que gritamos en un extasiado orgasmo de placer... (Continúa)

  • Trokien (viernes, 23. noviembre 2012 20:30)

    Acaricié el cordón como quien examina la cuerda de un violín poco antes de insuflarle vida. Si lo que iba a producir era música, resultaría poco acompasado, pero no menos seductor.
    El extremo más cercano del cordón quedaba preso de una madera provista de cinco ranuras. Cuatro de las mismas estaban destinadas a sujetar otros tantos cordones. Partían de la madera y se elevaban en
    el aire por un par de metros hasta atravesar una segunda madera provista de sendos agujeros que se balanceaba de una barra de metal que presionaba lo alto del marco de una puerta. Los cordones
    partían de mi mano, alcanzaban la madera que haría las veces de polea y descendían, terminando el recorrido a dos alturas distintas. Cada cordón culminaba en una pinza de plástico.
    Bajo el quicio de la puerta la tenía a ella, a Maira, una preciosa muchacha que se sostenía de puntillas sobre el suelo y mantenía los brazos estirados por encima de su cabeza. Tenía las muñecas
    presas por unas esposas enganchadas a la barra de metal. Maira, mi Maira, desnuda a excepción de un culote rojo sangre, me miraba nerviosa y expectante, inquieta y excitada.
    Se veía obligada a dar pequeños pasitos para mantenerse en su precario equilibrio, exponiendo su figura desnuda elevando los pechos, metiendo la tripa, tensando los muslos y, claro está, añadiendo
    color al rostro. Me miraba, y sus ojos eran los únicos que hablaban en la habitación.
    Cuatro cordones que terminaban en cuatro pinzas, dos para apresar sus pezones, dos para atenazar sus labios vaginales. Cuatro cordones, pero cinco ranuras en la madera. La última se empleaba para una
    cuerda de dos centímetros de grosor que seguía una trayectoria horizontal hasta desaparecer en las caras internas de los muslos de Maira. Tras presionar aquel valle oculto por la prenda roja,
    torcería su viaje por su espalda hasta quedar enganchada en la madera que seguía balanceándose sobre la cabeza de la muchacha.
    Aquel iba a ser mi instrumento musical hecho con madera, cordón, cuerda, plástico y una mujer.
    Maira me vio tomar el cordón y estirar del mismo. Lo vio, pero sintió mi mano convertida en una pinza que enganchó su pezón derecho y tiró suavemente hacia arriba. Lo solté casi de inmediato. Las
    primeras notas musicales acababan de caer al suelo, desparramadas como lo haría el sudor y las lágrimas, las promesas y los deseos. Su gemido, aterciopelado, vibraba con el cariño con que lo haría
    una pluma, un velo, un beso.
    Repetí mi movimiento, y sonó la partitura no escrita, más agudo que antes, quizás más natural y menos contenido. Cuando agarré, no uno, sino dos cordones, Maira me ofreció un gemido de dolor diáfano.
    Ahí lo tenía. Mi concierto privado iniciaba.
    Apoyé las manos en los cordones empujándolos hacia abajo. O estirándolos. O agarrando el uno y el tres, o el dos y el cuatro, o el uno, el dos y el tres. Con cada movimiento de mi mano, las pinzas
    estiraban pezones y labios. Maira gemía, susurraba, bufaba y chillaba. Siempre suaves golpes en los cordones, pero incesantes, porque la música no conocía tregua. Como un músico enfebrecido, volcaba
    mi pasión y mi talento en aquel instrumento. Escuchaba a Maira sin prestarle atención, habiendo renunciado a mis ojos y a mis oídos para concentrarme en el aire impregnado a sudor y excitación
    sexual. Maira gemía, de dolor y placer, de placer y dolor. Ni un cirujano hubiera podido diferenciar cada capa de sonido que más que pronunciar, transpiraba.
    Mi penúltimo movimiento fue un golpe simultáneo con los cuatro cordones que hizo estallar un largo y prolongado gemido arrancado del rincón más profundo de Maira. Apoyé las manos sobre los cordones,
    exhaustos como lo estaba ella. Entonces recuperé mis oídos y escuché.
    Escuché… y sonreí. La mía fue una sonrisa lasciva, perturbadora y algo cruel, porque aunque apagado, existía un rumiar lento y mecánico que nos había acompañado en todo momento. Observé el culote de
    Maira que ahora era rojo pasión culpa de la humedad. La prenda había estado ocultando un menudo vibrador. En muchas mujeres ese objeto habría sido responsable de uno o varios orgasmos. No así en
    ella. Maira sentía la vibración atravesándola continua e interminablemente, pero insuficiente para que culminase en un anhelado orgasmo.
    Agarré la gruesa cuerda con una mano y la empujé hacia arriba obligándola a que el roce con su sexo fuese más acusado. El nuevo gemido de Maira era intenso, rudo y violento. El vibrador por fin hacía
    algo más que vibrar: penetraba. Solté la cuerda y el juguete patinó por los fluidos amenazando con escapar de su escondite.
    La miré fijamente y ella me devolvió la misma expresión. Si yo sonreía, ella lo hacía más.
    ─¿A qué esperas? ─me dijo.
    Para mis adentros, porque sí, conté hasta cinco.
    ─¡Vamos! ─chilló Maira desesperada─. No aguanto más.
    Dos, tres…
    ─¡Lo necesito! Por favor…
    ¿Quién podría resistirse a tal petición? Agarré la cuerda con ambas manos y la tensé estirando hacia arriba. Maira, desde luego, gimió y chilló. Y no poco.
    No era, precisamente, de dolor.

  • Cris (jueves, 22. noviembre 2012 22:55)

    Después que leí la trilogía, se a despertado mi sumisa interior!

    Debo reconocer que deseo con ansias locas un Amo, que me ate, me vende los ojos y se desviva en hacerme sentir placer en cada parte de mi cuerpo.... Que me diga que hará conmigo anticipadamente, que
    me describa en el oido todas las formas en las que me pondrá para disfrutar-me!

    Sueño con sentir ese control absoluto sobre mi... El no poder hacer nada, sino sólo confiar ciegamente y entregarme al placer...a mi placer y al de mi amo!

    Mi fantasía es ese hombre dominante...sexual...protector pero sobretodo lleno de lujuría y pasión!

  • FiftyFantasy (martes, 20. noviembre 2012 00:28)

    Lunes..9.00 de la mañana..sentada en mi despacho espero a mi jefe para la reunion semanal. Llevo semanas sin verle...de repente in olor familiar hace que se me agudizen los sentidos. Ahi esta..
    Atraviesa la puerta tan guapisimo como siempre pero mas musculado.. Con unos vaqueros y camiseta informal.... Su aroma esta nublando mi razon.. Empezamos a trabajar.. Esta a mi lado, con esa voz y
    olor que me vuelve loca desde el dia que me entrevisto.. Se acerca a mi ,a mi oido,indicandome algo en la pantalla a lo que no presto atencion..no puedo mas, voy a estallar... En un segundo nuestra
    miradas se cruzan y se dicen todo lo que llevamos reprimiendo años.... Se acerca,dudoso de lo que va a hacer.. Me besa..siento que me pongo a mil..algo en mi interior se despierta y sin darme cuenta
    me tiene encima de la mesa sin camiseta..recorre mis pechos y lame mis pezones,mi estomago, mi ombligo.. Siento un nudo dentro de mi que se va desahaciendo conforme se acerca a mi sexo..me ha
    desnudado y no cuenta me he dado..lame mi sexo como si le llevase la vida en ello..introduce sus dedos en mi interior a la vez..le rodeo con mis piernas acercando su sexo hacia mi.. Ansio que me
    penetre.. Que seamos uno.. Y me embiste de una forma salvaje y primitiva que me hace levitar a uno de los mejores orgasmos que he tenido nunca..sigue empujando.. Le rodeo dejando las marcas de mis
    uñas impresas en su espalda.. Y vuelve a embestirme.... Por un momento siento dolor..o eso creia..hasta que vuelve a llevarme al septimo cielo..de repente reacciono..mi diosa sigue dormida.. Solo ha
    sido un sueño..

  • nutella (martes, 20. noviembre 2012 00:14)

    Bueno tenog varias fantasias pero una que pude cumplir fue...
    yo estaba con un chico que era policia,y siempre habia imaginado como seria hacerlo con unas esposas,y como poder provocarlo si nos encontrabamos mientras el trabajaba....pues bien,paso lo
    siguiente..
    Un dia de verano,hacia cosa de 3 semanas que no nos veiamos porque nos habiamos enfadado,yo sali de fiesta con unas amigas,y de camino a una discoteca nos pararon para hacernos un control y
    SORPRESA,unos de los que estaban era el,aunque el no se diriguio a nosotras y fue un compañero ( de lo mas sexy por cierto),total que el estaba venga a mirar y yo con todo mi descaro me puse a
    TONTEAR con su compañero ( jugaba con ventaja ya que no lo conocia,ni el a mi),al final del control,su compañero me dijo que si me apetecia desayunar con el cuando terminara el turno,teniamos todo
    bien y nos fuimos,,pues al rato de 1 hora mas o menos,recibo un mensaje en mi mvl de mi "amigo",y me dice,que ni se me ocurra quedar con nadie porque soy de el,y que el que me va a desayunar solo es
    el,no os podeis imaginar el grado de excitacion que tenia,asi que le conteste,que en cuanto terminara se viniera a casa.
    ASI LO HIZO,cuando llego,le estaba esperando,en ligero,tanga,sujetador,medias y tacones,y me propuse hacer las paces por todo lo alto,le mande que se sentara en una silla enfrente de mi cama,y le
    deje claro que no podia tocar hasta que yo lo dijera,empeze a tocarme poco a poco,despacio y los ojos se le salian de las orbitas jajaja (YO SOY UNA CORTADA PARA TODO ESTO),y el lo sabia,despues de
    toquetearme me levante y me sente encima de el,empeze a besarle el cuello,la cara las manos,al rato y cuando le dije que queria sentirle,ME ESPOSOOOOOO,jajajaja,,me esposo las manos sobre la cabeza,y
    me hizo el amor de una manera tan dulce y la vez salvaje que creo que nunca se me olvidara,a sido lo mas excitante que me han hecho ,eso si,cuando nos despertamos me queria morir de verguenza,pero
    bueno,,y confirmado,cuanto mas celosos estan MEJOR.
    Despues de conocer a Grey,me encantaria tener un encuentro fugaz en un ascensor empotrada contra la pared ;)
    saludos

  • Platanitax (domingo, 18. noviembre 2012 20:31)

    mmmm fantasías, después de leer a Grey mi diosa interior se ha despertado, está muy cachonda y tiene ganas d jugar...
    Una de mis fantasías sería montármelo con un chico en un sitio público...
    Llebávamos tiempo hablando por msn, nos habíamos conocido a través de otra red social y desde el primer momento hubo mucha atracción entre ambos. Tenía un cuerpo espectacular y unos ojos azules
    penetrantes. Era bastante más joven que yo, pero eso a él no parecía importarle. Nuestras conversaciones cada vez iban subiendo más de tono y llegaba a tener un orgasmo solo con leernos.
    Deseábamos conocernos en persona, así que después de mucho meditarlo, pues no quería que acabara la magia que habíamos creado si el encuentro no salía lo bien que ambos esperábamos.
    . Quedamos en un centro comercial, sólo nos habíamos visto en fotos y al verlo aparecer con su camiseta de botones blanca y esos vaqueros, mi cuerpo empezó a vibrar. Yo llevaba mis vaqueros
    preferidos, esos que a todas nos encantan porque marcan lo que tienen que marcar, y una camiseta que acentuaba mi escote, del que no puedo quejarme, mi pelo caía sobre mis hombros y mis botas altas
    completaban mi look.
    Nos saludamos con dos besos en las mejillas, él me agarró suavemente por el hombro al acercarse y ese roce hizo que mi pulso se acelerara aún más.
    Nos sentamos en una cafetería y estuvimos charlando un rato, no había escuchado su voz hasta ese momento y me encantaba.
    Después de mucho rato hablando y un par de refrescos y los nervios de tenerlo tan cerca, necesitaba ir al wc, ya sabéis cómo somos las chicas, jejeje. Él se ofreció a acompañarme hasta la puerta,
    cosa q agradecí porque no dejaban de temblarme las piernas.
    Entré mientras él esperaba por fuera.
    Estaba lavándome las manos y acicalándome un poco y mientras buscaba un pañuelo en mi bolso, noté unas manos que me agarraban x la cintura y me apretaban contra su cuerpo, sabía que era él, sentía
    como mi cuerpo volvía a estremecerse, al pegar mi culo contra él noté su erección, rápido me giró y comenzó a besarme, yo le devolví el beso con toda la pasión que llevaba acumulada, nuestras lenguas
    comenzaron una lucha sin cuartel, queriendo saborear cada gota el uno del otro.
    Sin darme tiempo a reaccionar me quitó la camiseta y empezó a jugar con mis pechos bajo el sujetador, mis pezones reclamaban toda su atención, luego despacio bajó sus manos hasta la cremallera de mi
    pantalón sin dejar de jugar con su boca en mis pechos, mi sexo estaba empapado y se moría de ganas de tenerlo dentro d mi. Yo bajé mis manos hasta sus vaqueros y empecé a desabrochar los botones para
    dejar libre su erección que peleaba por salir.
    nuevamente y sin darme tiempo a reaccionar, me bajó los vaqueros, me dio la vuelta y me penetró, la excitación era tal, que me corrí en pocas embestidas, la situación, el morbo de que alguien pudiera
    entrar y el deseo de sentirlo de forma real era demasiado alto. Después de correrme me giré y volví a besarlo en los labios, poco a poco comencé a bajar por su cuello y su cuerpo, ese cuerpo que tan
    loca me había vuelto, esas abdominales y esos oblicuos.... llegué hasta su miembro y empecé a lamer y besar su punta, mientras masajeaba sus testículos, luego la metí en la boca y empecé a chupar y
    menear con ímpetu,él no podía aguantar mucho más y me avisó de que iba a correrse, pero no le hice caso, me moría de ganas de saborearlo entero.Finalmente se corrió en mi boca mientras le miraba a
    los ojos. Él me levantó y me besó, cuando estábamos terminando de vestirnos entró una señora al baño, no pudimos más que sonreir y salir agarrados de la mano, mientras la señora nos miraba
    asombrada...Después de ese día han habido otros muchos encuentros....
    Uy perdón por el tocho, es que me he inspirado..... jajaj espero que no sea demasiado largo

  • Pilar (domingo, 18. noviembre 2012 20:10)

    Estamos mis amigas y yo en un pub cuando siento ganas de ir al lavabo a retocarme. Cuando entro veo a un chico guapisimo, moreno, alto y con unos ojos enormes preciosos. Él me sonríe desde la puerta
    del lavabo de los chicos. Yo le devuelvo la sonrisa pensando si es a mi a la que sonríe. Cuando salgo del baño vuelvo a bailar de una forma descontrolada y alocada con todas mis amigas y de pronto
    siento que alguien me está mirando, mis ojos desvían sin querer la vista hacia un grupo de chicos y ahí esta él, el chico de la sonrisa tan morbosa. Su mirada hace que me encienda y me ponga a mil
    por hora. Él gira sobre sus talones y se dirige nuevamente al lavabo, no se que es lo que me impulsa a seguirle pero lo hago. Cuando entro al baño, ahí esta deborandome con esos grandes ojos. Me coge
    de la mano suave y fuerte al mismo tiempo y me hace pasar a uno de los servicios de las chicas, después echa el cerrojo y se abalanza sobre mi, nuestras lenguas se encuentran mientras su mano va
    bajando hacia la zona prohibida, dejando el rastro de sus huellas por todo mi cuerpo. Todo es muy rápido, saca su gran miembro y me
    penetra con fuerza mientras me aplasta contra la pared... Yo me agarro a su pelo y disfruto del enorme placer que me provoca, mientras me lo hace sus labios recorren todo mi cuello y me susurra que
    soy la cosa mas bonita que he visto nunca. Derrepente los dos nos fundimos en uno solo y nos corremos mientras gemimos al unísono. El guapísimo chico me regala un beso de los de infarto y se va. No
    nos decimos nuestros nombres, ni nos damos los teléfonos ,pero al dia siguiente recibo un mensaje privado en Facebook que dice: me encantas, espero verte esta noche a las 2:00 en el mismo sitio que
    me derretí cuando vi por primera vez esa sonrisa.

  • DianaGreySteele. (domingo, 18. noviembre 2012 19:55)

    Estoy tumbada en mi cama, y él esta a mi lado durmiendo. Son las cinco de la mañana y aunque al día siguiente vamos a la Universidad estoy jugetona. Empiezo a arrimarme hacía su miembro con mi culo y
    delicadamente me restriego hasta que este se pone erecto y él se despierta. Sonríe. Ambos sabemos lo mucho que nos gusta esto. Sin que haya conseguido darme cuenta, él ya se encuentra sobre mi y me
    esta besando delicadamente los pezones mientras los muerde, yo me excito tan solo notando su presencia sobre mi.
    Cuántas más ganas tengo de hacerlo más parece resistirse y provocarme con sus manos coquetas que recorren todo mi cuerpo.

    Es una fantasia simple, pero me excita pensar que en plena noche, él, pueda despertarse y llegar a hacerme el amor hasta que salga el sol.

  • mi grey cari (miércoles, 14. noviembre 2012 11:14)

    mi señor grey personal es mi fantasia, irme con el a paris a un hotel donde nos metamos en una bañera de esas gigantes los dos y con dos copas de champan y una esponja con aromas divinos bañarnos el
    uno al otro y echar un polvo de esos que quite el sentido llegando a lo mas alto, asi estar horas relajados desnudos unos junto a otro y despues de eso irnos a la cama alli volver hacer el amor y
    dormir juntitos toda la noche. esa es mi fantasia el grey lo tengo me falta el viaje que espero poder realizar y asi hacer realidad mi fantasia.

  • Sra Grey (domingo, 11. noviembre 2012 22:40)

    Llegar del trabajo, y mientras limpio mi cara del maquillaje en el espejo empiecen dandome besos suaves pero sensuales por el cuello, la espalda, me muerdan la oreja... mientras me va desnudando. Y
    que al darme la vuelta sus ojos me miren con lujuria, con deseo, que empiece dulce con muchas caricias y besos. Que me toque en todos lados. Que la temperatura suba y sea más salvaje conforme pasa el
    rato. Que me tapen los ojos y me aten son cosas que nunca había pensado hacer, pero al leerme los libros de 50 sombras, se que quiero probarlo, así que ¿por qué no? Nunca me habría planteado tener
    ese tipo de relación, pero creo que ahora (aunque me lo tuviera que pensar un poquito) aceptaría la propuesta

  • Clara (sábado, 10. noviembre 2012 19:54)

    Salgo de la universidad, agotada… levanto la cabeza y ante mí aparece un Jaguar E-Type negro del 72. Del coche se baja MI hombre. Es alto, moreno con los ojos más azules y grandes que he visto nunca
    y a sus 40 años, tiene algunas arrugas en la zona de los ojos que le hacen más sexy aún y que consiguen que desee con fuerza llegar a su apartamento para desabrocharle la camisa blanca con los
    dientes y jugar con la corbata gris perla que lleva puesta. Todos los universitarios que están fumando en la puerta de mi facultad nos miran envidiosos, y él, al darse cuenta, me coge la cara y me
    planta el beso más sensual y erótico que jamás os habrán dado. Mientras conduce hacia su apartamento suena Skyfall, de Adele y coloca su mano en mi muslo, subiéndola lentamente hacia mi entrepierna y
    haciéndome gemir. Al salir del coche me coge y no me suelta hasta que bruscamente me lanza sobre su cama. Hoy soy toda suya. Del bolsillo trasero del pantalón saca unas esposas negras, a juego con el
    sujetador y el tanga de cuero que llevo hoy. Desabrocha con la boca mi camisa, mientras baja mi falda con las manos y acaricia mi sexo. Su expresión se vuelve de sorpresa, quizás porque no se
    esperaba que yo, una veinteañera modosita e inexperta hasta que le conocí, hubiera decidido sorprenderle a él con mi ropa interior. De la sorpresa a la excitación, en solo 2 segundos estoy desnuda y
    atada al cabecero de la cama. Comienza a besar y morder mis pezones y me retuerzo de placer. Baja con caricias suaves por mi tripa, se para unos segundos a jugar con el piercing del ombligo y de
    repente noto sus dedos en mi sexo, “que húmeda estás”, me dice. Se da la vuelta y estoy con su miembro en mi cara mientras el me besa y mueve su lengua en mi sexo. Gimo, cojo su miembro y comienzo a
    lamerlo con la lengua, a meterla y sacarla de mi boca, oigo que gime y me excito aún más al saber que voy a conseguir que se corra. Y llega, los dos paramos y tocamos el cielo mientras pronunciamos
    nuestros nombres.

  • yai25 (sábado, 10. noviembre 2012 00:29)

    Fantasia ... umm suena tan bien ... unas medias negras un buen ligero unos buenos taconazos una cama y unas esposas ... una cosa que empieza siendo dulce y acaba siendo tan loco que acabas gritando
    sin saber donde ni cuando pero si el porque!!!!

  • anastasia (viernes, 09. noviembre 2012 00:01)

    Pues mi fantasia seria que ese señor grey al qye anastasia nombra tan atractivo, lo encontrara en mi habitacion de rodillas con la s manos atadas detras de su cuerpo suplicandome que le haga el amor
    una y otra vez hasa que se sacie de mi, y nos qedemos sin aliento debido al numero de veces que el ha hecho que mi cuerpo se erize y me tiemblen las piernas de no poder aguantar mas! Solo quiero un
    christian grey en mi vida!

  • Gata89 (martes, 06. noviembre 2012 12:16)

    Helicópteros, ascensores, un R8, el "cuarto rojo"... Son sólo algunas de las fantasías que el Sr. Grey ha despertado en mí. Pero la sumisa también puede tener proponer algo, ¿no? Sr. Grey, le
    propongo un paseo por el bosque. Al atardecer, cuando la luz del sol se encuentre casi en el horizonte. Jugaremos al escondite ¿qué tal si empieza contando hasta 30 usted? Ahí, apoyado sobre aquel
    árbol. Christian empieza a contar (1, 2, 3...) y yo me arriesgo a perder 5 segundos por admirar su sexy trasero y su espalda, cuya camiseta ceñida marca perfectamente sus músculos. Huyo entre los
    árboles y arbustos, buscando un buen lugar para esconderme (Aunque mi diosa interior se muere de ganas de ser encontrada por él). Encuentro un buen lugar, tras unos frondosos matorrales y decido
    agacharme y quedarme ahí. Es una bonita tarde de Agosto, llevo un vestido corto de seda y, para aumentar aún más la temperatura, decido que no voy a llevar nada más. Mientras escucho cómo Christian
    grita con voz picarona la cuenta atrás (28, 29...) me deshago rápidamente del sujetador y el tanga. Christian se gira y se dispone a buscarme. Ha sacado de su bolsillo unas esposas metálicas. Ya
    sabemos qué va a pasar si me encuentra. Camina despacio y entre algunas hojas puedo verle. Me encanta poder admirarle sin ser vista. Sus ojos, su torso y esos boxers ajustados. No puedo, no puedo
    evitar fijarme ahí. Compruebo que jugar al escondite le excita tanto como a mi porque su erección le delata. No puedo contenerme y deslizo mi mano suavemente por mi vientre. No puedo evitar un
    pequeño gemido y... creo que me ha descubierto. Se detiene, fija su mirada en el arbusto donde estoy escondida y se acerca decididamente hacia él. Retira las ramas, me mira con deseo y encadena mis
    manos al tronco del árbol, inmovilizándome con las esposas del deseo. Empieza lentamente su ritual: Me sujeta el pelo, besos por el cuello, se desliza hacia mis pechos y los libera del vestido. Me
    acaricia y baja cuidadosamente su mano por mis muslos. Entonces, me coge por la cintura y, sin previo aviso, decide entrar. Gemimos al unísono. Todo esto es demasiado excitante y el juego de Tarzán y
    Jane nos ha excitado a los dos. Me muevo al ritmo de sus fuertes embestidas y acabamos gritando de placer en medio de aquel bosque, en un orgasmo eterno.

  • Sonia (lunes, 05. noviembre 2012 21:45)

    Creo que sere la primer! jajaja :) Tengo muchas fantasias pero aunque parezca mentira la que mas me atrae es en un coche :) y porque, pues porque hay un chico monisimo que viene en su coche hasta mi
    parada de bus (porque hay un parquin) y se sube cada día en el mismo bus que yo para ir a la universidad y casualmente también coincidimos en la vuelta y creedme cuando digo que es la perfecta
    fantasia rencarnada en cuerpo y alma.... Cada día cruzamos nuestras miradas mientras nuestros cuerpos estan separados a metros de distancia pero se genera una tension que me pone los pelos de gallina
    y le doy rienda suelta a mi imaginación... He pasado de estar a solas con él en un ascensor averiado, atada a su merced e incluso atrapada en clase sin escapatoria con 40 grados de temperatura y sin
    aire acondicionado.... pero la que mas me revuelve por dentro es cuando sin pensarmelo dos veces, me bajo en su parada del bus, lo persigo, entro en en su coche, me siento encima suyo en la silla del
    conductor, lo agarro a mi, me lo llebo a la parte trasera del coche y dejo que nuestros cuerpos fluyan como el de uno solo... Hasta que el toma el control y yo pierdo el mio junto a todos mis
    sentidos..... entonces, normalmente, el bus frena y me caigo encima de alguien literalmente.... Pero algun día soñare despierta y me caere encima de él!

  • Cris1985 (lunes, 05. noviembre 2012 21:44)

    Después de haberme leído los dos primeros libros me han aumentado mis fantasías!antes era un simple acto en cualquier lugar extravagante...ahora quisiera que fuese con Cristian en cualquier
    lugar!jiji es posible enamorarse de un protagonista de un libro!? ;)

  • Carla (lunes, 05. noviembre 2012 21:05)

    Mi fantasía: Sería que Grey viniese en un R8 a buscarme a mi casa con mi canción preferida. Mientras vamos en su coche me acaricia la pierna hasta que llegamos a el Escala donde me colgara del techo,
    me hechara cera de fresa para que cada parte de mi cuerpo se estremezca y por último me haga el amor sonando Adele- rumour has it de fondo mientras me agarra de mi trenza de espiga perfectamente
    hecha por sus manos de marfil.

  • Pajarita81 (lunes, 05. noviembre 2012 13:41)

    Estoy en mi trabajo y dos compañeros de mi chico me esposan y me llevan a una habitacion de hotel donde me dejan con los ojos tapados hasta q llega él. Su saludo es un beso lleno de lujuria... Me
    quita las esposas el tiempo preciso para desnudarme y me quita el pañuelo q cubre mis ojos. Empieza un placentero recorrido de besos hasta mi pechos, donde estimula mis pezones con sus manos, su
    lengua, sus dientes. Sigue bajando hasta mi sexo lo besa y lo penetra una y otra vez con su lengua hasta q me corro. Después sube y baja por mi espalda llenandola de besos y mordisqueando el
    trasero... Empieza a hacermelo por detras mientras q sus manos me masturban... Al principio muy lento y luego deprisa hasta que llegamos al orgasmo.

Egolalá Eroteca

Tienda Erótica Madrid

 

C/ Sandoval 8

CP 28010

Madrid

Teléfono: 915915792

madrid@egolala.es

 

Horario de Tienda:

Lunes a Sábado de 11:00H a 15.00H y de 17:00H a 21:00H

 

Reuniones Tuppersex

Tapersex

 

 

Tarjeta Regalo,

Kits Eróticos Personalizados,

tuppersex,

artículos despedidas,

sesiónes boudoir,

Tienda Online

Eroteca, Egolalá,Tiendas Eróticas, tienda erótica Madrid, lujo, elegante, vibradores, consoladores, lubricantes, aceites eróticos, Madrid, Lenceria Sensual, WE VIBE, Fun Factory, TUPPERSEX, bolas Chinas, LELO, PicoBong, TENGA, Talleres Suelo Pélvico, Sensualidad, sexualidad, Parejas, Juegos Eróticos, Juguetes Sexuales, KAMASUTRA, SHUNGA, Cosmética Erótica, SEXSHOP Madrid, Canela, Official Retailer, tiendas_eróticas_Madrid, WE _VIBE_MADRID, Juguetes_sexuales, tienda-erotica-Madrid, Sex Shop, tuppersex Madrid, Official Retailer We Vibe, 50 sombras, Fifty Shades of Grey, eróticos madrid, tupper sex

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Egolalá Eroteca

Página web creada con 1&1 Mi Web.